Posts Tagged ‘violines de segunda mano’

Violin Antiguo Stradivarius: El Secreto Mas Bien Guardado

El Secreto Mas Bien Guardado - Violin Antiguo Stradivarius

Violin Antiguo nos cuenta que los violines que firmó el genio de Cremona entre 1683 y 1737 están considerados los mejores instrumentos de cuerda del mundo, las piezas más exigentes musicalmente hablando y los violines o violas capaces de emitir los sonidos más prósperos. A lo largo de su carrera construyó unas 1.000 piezas de las que han sobrevivido 500. Aplaudidos al punto de divinizar sus capacidades, hace relativamente poco que uno de sus grandes partos rompió con los listones del precio de una pieza artística de este tipo: 18 millones de dólares. Porque otros, han costado en subastas casi 3,6 millones de dólares o 2,03 millones de dólares, haciendo que los cinco instrumentos musicales más caros de la historia sean 4 violines y un cello creados por Stradivari, y a los que sólo se ha podido acercar el piano propiedad de John Lennon.

Violin Antiguo revela el secreto de sus mágicos Instrumentos ha sido objeto de las controversias más imposibles. Se han dado decenas de motivos por los que el lutier barroco italiano consiguió rayar la perfección en violas y violines, en guitarras y cellos. Incluso un laboratorio universitario estadounidense ha tenido a lo largo de 30 años un violín Stradivarius que ha analizado con una contumaz energía al punto de extraer consecuencias de la inigualable calidad de estas piezas.

En primer lugar se pensó en el barniz que usó el lutier. Pero tras muchas piezas hermanas analizadas, se llegó a la conclusión que precisamente el único elemento que no era original en cada una, era el barniz, sometido a continuos procesos de rebarnizado. Así, nacía la siguiente teoría: el tiempo de secado de la madera. Pero en base a comprobar esta y someterla a las más preclaras pruebas lígneas, se averiguó que el cremonense usaba piezas con unos 20 años de corte previo a la construcción del instrumento, y ni mucho menos, 60 ó 70 años antes, que algunos sugirieron. Seguía existiendo un secreto inalcanzable.

La investigación de Violin Antiguo constata que los violines Stradivarius son los más preciados instrumentos musicales del mundo. Entre los cerca de 600 ejemplares que aun se conservan hay algunos valorados en más de un millón y medio de euros, es decir, más de cien veces de lo que costaría el más perfecto ejemplar artesano moderno y más de diez mil veces que los procedentes de fabricaciones industrializadas.

¿Refleja la diferencia de precios la diferencia de calidad?. ¿Cuál fue el secreto de Antonio Stradivarius para fabricar sus maravillosos violines?. ¿Nos podría aclarar la Ciencia en qué consistía, de existir, tal secreto?.¿Podría igualarse, con un violín fabricado actualmente la calidad tonal de un Stradivarius?. Vamos a intentar responder a algunos de estos interrogantes.

VIOLIN ANTIGUO STRADIVARIUS. El violín, que en el pasado no gozó de una gran reputación, surgió en el Norte de Italia hacia 1550 y se utilizaba para acompañar danzas o para doblar a las voces en la música polifónica. No fue hasta el siglo XVII y comienzos del XVIII cuando el arte de la construcción del violín alcanzó sus cotas más altas en los talleres familiares de los italianos Stradivarius, Amati y Guarneri, y del austriaco Stainer. Comparado con los modelos modernos, el violín antiguo poseía un mango más grueso, menos inclinado hacia atrás, un diapasón más corto, un puente más bajo y cuerdas hechas solo de tripa. Esas características constructivas fueron modificadas en los siglos XVIII y XIX para producir un sonido más fuerte y brillante, aunque diversos violinistas del siglo XX han restaurado y empleado instrumentos del siglo XVIII por considerarlos más adecuados para interpretar la música antigua.

En cualquier caso, fue Antonio Stradivarius (1644-1737), nacido en Cremona, quien llevó su oficio de constructor de instrumentos, en especial de violines, a su máxima perfección, siendo sus mejores obras los ejemplares construidos entre 1700 y 1725. La creencia popular piensa que existía un secreto cuya transmisión familiar se quebró a comienzos del siglo XIX.

Podemos considerar que cada violín, desde el más preciado Stradivarius al más plebeyo producto industrial, posee una "voz" propia. Una persona cultivada musicalmente es capaz de distinguir entre Plácido Domingo y Pavarotti cuando cantan la misma pieza operística. Algo semejante es aplicable a los diferentes violines. En los últimos 150 años numerosos científicos, entre ellos físicos tan famosos como Helmholtz, Savart, o el Nobel hindú Chandrasekhara Raman han intentado conocer las bases científicas de esas diferencias en las cualidades y características de los sonidos.

VIOLIN ANTIGUO ACLARA LOS FACTORES. Un problema inicial es que, todavía, el mejor instrumento científico de detección de un sonido es el oído, y que el cerebro sigue siendo también un analizador más sofisticado de los sonidos complejos que cualquier instrumento científico. Esta situación necesariamente introduce unos claros problemas de objetividad y cuantificación.

Una de las personas que mejor ha resumido los aspectos científicos relacionados con la calidad de los violines es Colin Gough, investigador de la School of Physics and Astronomy de la Universidad de Birmingham, en Gran Bretaña. En abril del año 2000 escribió al respecto un artículo muy documentado titulado "Science and Stradivarius", que fue merecedor de recibir el Premio anual de artículos científicos del año 2000, para profesionales en acústica, instituido por la Acoustic Society of America.

Partiendo de las particularidades de la Física de la excitación de la cuerda de un violín, extensivamente estudiadas por Michael McIntyre y Jim Woodhouse de la Universidad de Cambridge, en el artículo mencionad

Otra parte del artículo se dedica a las características de los materiales utilizados, especialmente la madera, su tratamiento en remojo, su envejecimiento, su humedecimiento interno, el ajuste de cada componente y, la discusión sobre el papel que juega el barniz sobre la calidad del instrumento.

o, el Dr. Gough analiza la forma en que un violín funciona, las características físicas de los sonidos, sus frecuencias, las resonancias o armónicos, la relación con los más mínimos detalles de los variados componentes de la geometría del instrumento, la tensión de las cuerdas, la producción de las así llamadas ondas de Helmholtz, como se extiende el sonido, etcétera.

Para el Dr. Gough las investigaciones realizadas por microscopía electrónica y fotografía ultravioleta descartan la existencia de un secreto en la composición del barniz, por lo que opina que la Ciencia no ha encontrado todavía una propiedad medible que sirva para diferenciar los violines de Cremona de los hechos por expertos artesanos actuales.

EL BARNIZ DEL VIOLIN ANTIGUO. No opina así el Dr. Joseph Nagyvary, un químico húngaro, que se formó con los Premios Nobel Paul Karrer (Suiza) y Alexander Todd (Gran Bretaña) antes de su traslado a Estados Unidos, donde, desde 1968 es catedrático de Bioquímica y Biofísica en la Universidad de Texas. Su interés por los violines comenzó en su juventud, en Zurich, cuando sus primeras prácticas las realizó en un violín que había pertenecido a Albert Einstein.

Sus ideas las ha expuesto, desde los 60, en diversas publicaciones y en 120 conferencias auspiciadas por la American Chemical Society. La observación inicial fue la de los terribles efectos de las termitas sobre muebles e instrumentos musicales en el Norte de Italia mientras que los Stradivarius no solían sufrir estos daños. Ello le llevó a la búsqueda de las posibles sustancias insecticidas usadas en el pasado con efectos acústicos, lo que le condujo a: 1) el bórax, insecticida, polimerizante y endurecedor de la madera lo que produce que el sonido sea más brillante; 2) fungicidas como la resina gomosa de los árboles frutales; 3) polvo de vidrio triturado, usado como antitermita.

El "secreto", para Nagyvary, radica en unos violines perfectamente construidos, usando maderas con un tratamiento previo prolongado remojante que facilita la apertura de sus poros y, de forma fundamental, en el tratamiento final de la madera con una mezcla equilibrada y adecuada de las tres sustancias anteriormente citadas.

Violin antiguo cuéntanos que Dr. Nagyvary, está reproduciendo estos procedimientos para fabricar violines que comercializa y, como prueba de su acierto aduce que en diversas audiciones realizadas por especialistas y virtuosos, éstos no han logrado distinguir entre un violín Stradivarius y un violín Nagyvary. Una de las últimas pruebas ha sido la grabación de un CD comercial en el que la excelente violinista Zina Schiff usa uno u otro tipo de violín para interpretar, entre otras, piezas de Bach y Stravinsky. Cuando 20 especialistas escucharon el CD e intentaron distinguir el instrumento usado en cada caso, el porcentaje de fallos y aciertos fue similar, el 50%, es decir, el correspondiente al mero azar. Si el amable lector desea hacer de experto musical puede encontrar muestras de las grabaciones correspondientes en http://www.nagyvaryviolins.com/.

Como modelo de las opiniones favorables a las ideas del profesor Nagyvary se puede citar la del Dr. Pavlath, presidente de la American Chemical Society (ACS): "Él ha sido el pionero del paradigma químico en la manufactura de violines. Muchos de nosotros hemos sido persuadidos por él de que el Santo grial de la manufactura de violines hay que hallarlo en la química de los materiales…". Y el virtuoso violinista Isaac Stern opina: "El conocimiento del Dr. Nagyvary sobre la calidad tonal de los grandes violines así como sobre sus métodos de construcción hace que su trabajo tenga hoy un valor especial para nosotros".

¿Buscas Como Tocar Violin?

Descubre El Secreto De Como Tocar Violin Fácilmente Paso a Paso!

Haz Clic En El Boton Abajo Para Comprar El Curso:

 

"Como Tocar Violin Para La Habla Hispano"

¡Acceso Inmediato!

USD$ 37,00 Dólares